Hombre solo jesus gardea

Contents

  1. Hombre solo jesus gardea, suscríbase al boletín...
  2. Hombre solo jesus gardea : Conocer chicas con facebook
  3. Menú de navegación
  4. Jesús Gardea

Hombre solo jesus gardea, suscríbase al boletín...

Sus ramas rechinan como viejas puertas. Juan Zamudio, como vino al mundo, ve y oye todo esto. Ya se sabe de memoria el verano. Sesenta años de conocerlo no son pocos.

Hombre solo jesus gardea : Conocer chicas con facebook

Y a alguna otra cosa, de por dentro, y que no sabe bien a bien de qué se trata. Pero de lo otro no atina a defenderse. No atina sino a sufrirlo. Que ésa es mera ilusión suya, lo atestiguan los charquitos de sudor que se ven a sus pies. Zamudio es un hombre flaco, un enamorado de su esqueleto.

Dicen que a él le sudan los huesos, cuando no sea, en realidad, el alma. Lo dicen porque lo que suda es de color blanco, como agua de cal, y porque a veces huele a cosa largamente encerrada. Cuando descansa de aplastar las moscas, Zamudio se pasa la mano libre por las costillas, como un hombre que le acaricia las cuerdas a un instrumento. Zamudio es también un hombre alto y a andar se balancea hacia los lados. Juan Zamudio usa un cucharón de peltre para beber. Bebe sin precuparse de las rodajas, que escupe, después de chuparlas, igual que si fueran espinas de pescado. Por otra parte, encuentras muy grande consuelo en ellos, sobre todo en los días que sufre de aquello que no entiende.

ADN de Jesús Demuestra Que NO era Humano

Zamudio vuelve a pasarse la mano por las costillas. Cuelga el cucharón del borde del tanque. Se acerca después al calendario de la pared y le arranca una hoja. Sus ojos son grises y desolados.


  • cena nochevieja barcelona!
  • ofertas de trabajo en lucena;
  • los hombres tambien coquetean;
  • citas en linea para licencia puebla.

Pocos lo pueden ver sin que sientan desértico el mundo. Hace una bola con la hoja y la avienta al patio. LA bola de papel se hunde en la luz como una piedra en el agua de un estanque. De lejos refulgen como la plata, como luminarias.

Menú de navegación

Zamudio lleva muchos años acudiendo a la plaza. Cuando negocia, nunca mira los ojos del cliente, temeroso de perderlo.

De ahí le ha venido la fama de perverso. Pero nadie le teme. Siempre se halla a los ojos de todos en pleno sol. Zamudio, como las frutas, ha ido madurando con el calor de los veranos: Emplea las noches en volver a las voces y en tratar de entenderlas. Se acuesta boca arriba y espera. Las voces se anuncian como se anuncia la lluvia. A Zamudio se le agita entonces una fronda íntima y se le llena el pecho de rumores. Las voces quieren ser descifradas.


  • Cultura Cochimí!
  • como coquetear con un hombre virgo.
  • Jesús Gardea - Wikipedia, la enciclopedia libre?
  • Vocabulario Cochimí!
  • "Hombre solo" de Jesús Gardea: dorada esperanza, blanca soledad.
  • el monasterio de piedra;
  • Los viernes de Lautaro, cuento de Jesús Gardea – Círculo de Poesía.

Desnudo como se encuentra, Zamudio se acerca a la puerta por donde acaba de arrojar el papel y orina un grueso chorro que parece de oro. El ruido debió de oírse en los cielos. Nadie como él para orinar un torrente. Lo que no se explica es el color amarillento del chorro, con tanta agua como bebió. Piens aen la rodajas de limón, en que él no conoce enfermedad, como no conoce las canas.

Por segunda vez sonríe. Vuelto a su banco de lona sudada y a la mortificación de las moscas, Zamudio dormita un poco pero manteniéndose erguido, al modo de un centinela. Al final del cuento, Zamudio sigue inmóvil, en el mismo calor sofocante, con las mismas moscas fastidiosas. Ha caído la tarde y con ella por fin se han ido el viento y el polvo. Se nos dice que mantiene a raya la desesperanza.

Pero ya hemos visto lo que sucede en sus esperas nocturnas; se acuesta boca arriba y oye a sus voces anunciarse como la lluvia —acaso voces de esperanza, porque la lluvia es lo que necesita para refrescar su desierto. Pero después de la noche la expectativa queda sin cumplirse: Las luces cegadoras de su desierto personal son espejismos cuyos reflejos lastiman; sueños que duelen.

Jesús Gardea

Conviene entonces seguir esperando esa sombra misteriosa. De hecho, en inglés la doble negación es considerada incorrecta gramaticalmente, si bien ocurre en el habla cotidiana sin por ello producir una afirmación. Un ejemplo famoso lo podemos encontrar en el verso " we don't need no education " no necesitamos ninguna educación de la canción de Pink Floyd, Another Brick in the Wall.

Me siento como separado de mi propia mente mientras que afuera todo transcurre con un ritmo vertiginoso. Al principio asumí que sería el Jetlag, la privación de sueño, la fatiga propia del viaje